Nunca dejes de jugar

 

Nuestros amigos los animales, nos enseñan que no hay edad para dejar de jugar . Ellos pueden dejar de ser cachorros, pero las ganas de jugar no se van con los años.

Nosotros los humanos, conforme nos hacemos mayores, vamos dejando atrás los juegos, la diversión con imaginación y movimientos . Incluso a veces pensamos que puede ser una manera infantil e inmadura de comportarnos y de mostrarnos ante los demás.

Vivir de esta manera nos envejece más rápido , nos vuelve acartonados y hace que seamos presa de enfermedades

Hoy te propongo que saquemos a flote nuestro niño interior , aquel que es curioso, imaginativo , divertido, generoso y  sociable . Siéntete orgulloso de mostrarte tal y como eres.

Diviértete y sé feliz. A veces es bueno dejar el lado serio que nos vamos imponiendo solo por ser adultos.

Juegos y risas para ti

Vanessa Chávez

Kusi Kani

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *